CUENTOS POPULARES DE UZBEKISTÁN

CUENTOS POPULARES DE UZBEKISTÁN. TRADUCIDOS POR HILOLA RUZIEVA. ILUSTRADOS POR VIOLETTA PANKRATOVA

Editorial:
LLUVIA EDITORES
Año de edición:
Materia
Infantiles
ISBN:
978-612-4436-64-2
Páginas:
101
Encuadernación:
Rústica
S/40.00
Disponible
Añadir a la cesta

Cuando era niña, mis padres nos contaban o leían cuentos, a mi hermano y a mí, recuerdo varios, pero uno me llamó la atención, se trataba de un gallo muy ingenuo y una zorra muy astuta.
Cuando conocí las letras, empecé a leer cuentos y no solo en mi lengua, sino también en ruso, inglés y español. Si algún cuento no podía entenderlo, me esforzaba por leerlo con atención. Para entender El Principito de Antoine de Saint-Exupéry, supe que requería experiencia y conocimiento del mundo. Empecé a viajar por la ruta de las palabras.
Cuando quise escribir mis propios cuentos, me di cuenta que mejor me sentía componiendo poesías y seguí ese camino. Sin embargo, no dejé de leer cuentos, ya no era niña, pero la literatura de tradición oral me seguía fascinando.
Los cuentos populares tuvieron una enorme influencia en la creación del poeta Ali Shir Navai, quien adornó sus mejores obras como Xamsá con fábulas.
Los cuentos populares uzbekos han sido traducidos y publicados mucho en ruso y en turco. Entre las lenguas de Europa Occidental sólo hay publicaciones en alemán y francés.
Siendo amante de la lengua y folklore español, me daba tristeza la ausencia de los cuentos de mi país en la lengua de Cervantes. Me daba pena que lectores hispanohablantes no conozcan estas fábulas que llevan bondad, enseñanza y sabiduría.
Al traducir Cuentos populares de Uzbekistán persigo dos objetivos: uno humanitario y otro científico, por un lado, quiero que leyendo este libro, los niños del mundo tengan fuerza y esperanza para seguir adelante y hacer realidad sus sueños, y por el otro, que la gente de ciencias humanitarias descubra la importancia de la cultura, lengua y tradiciones uzbekas. La lectura es sustrato básico para que las personas, sean seres útiles por civilizadas.
Hilola Ruzieva